segunda-feira, 4 de outubro de 2010

Un encuentro especial...


Ilha da Madeira

Siempre que me despierto por la mañana, si veo que el tiempo está oscuro, creo que es temprano pero hoy me lleve un susto porque ya pasaba media hora de la hora que es costumbre levantarme. No es por nada es que me preocupo con mi mascota que tal como nosotros tiene sus necesidades fisiológicas.

Aun medio dormida me fui caminando hasta el Café,  cuando pasa por mí un hombre caminando muy rápido bajo la llovizna que caía y no le gusto que yo fuera en medio de la acera, dijo algo entre dientes. Me pareció que lo conocía…

Cuando entre en el Café busco la mesa de las amigas, ya había llegado Encarni y Paola llegó de seguida.  Antes de sentarme pedí un café con leche, mas café que leche en taza larga, y como siempre hago eche una mirada a mi alrededor y… veo salir del W.C. el hombre que había pasado por mí en la calle, aquel mal humorado? 

–“No puede ser!!! dijo él. Eres Tú??"

Era Antonio, hace tanto tiempo que no nos veíamos, cuando digo tiempo es años, como unos 20 años.  Nos emocionamos con nuestro reencuentro. Me invito a sentarme pero mis amigas ya estaban mirándome y preguntándome con los ojos  de quién era y él las invitó también.

El se presento a ellas y seguimos hablando unas veces los dos, otras los tres, casi siempre los dos… Ellas entendieron  porque fueron muchos años sin saber  uno del otro.

Cuando él se presento y dijo que vivía en la Isla de Madeira, Encarni le hizo muchas preguntas y  Paola se quedo un poco emocionada porque las desgracias que ocurrieron en Madeira fueron casi al mismo tiempo a las que ocurrieron en Chile, su tierra natal.
Las conversas quedaron un poco tristes pero supe que donde él vivía no había pasado nada con las derrocadas e inundaciones.

Él contó que 275 mil árboles van a ser plantadas hasta la primavera en el Pico do Cardo, parroquia de Santo Antonio, Funchal, anunció El Gobierno Regional de Madeira. Tengo sobrinos que viven allí cerca.
Nos dijo que según el Gobierno Regional el proyecto contempla la plantación de árboles indígenas o especies adaptadas a las condiciones climáticas locales y que prometen hacer una buena rehabilitación de los locales degradados favoreciendo el control de la erosión, la recuperación de la fertilidad de los suelos,  la regularización de los recursos hidrológicos y valorización ambiental.

El investimento es de cerca de un millón de euros y empieza este mes.

Lo oímos todas con mucha atención y yo más porque considero Madeira mi segunda tierra, mi tierra del corazón. Mi marido era de Madeira.

Mi café con leche estaba buenísimo, un poco tibio ya… Pedimos más café para seguir con el bla bla bla y con el fin de calentarnos  porque ya se está sintiendo el frio de Otoño.

Nos despedimos de mis amigas y fuimos hasta mi casa para seguir con nuestra conversación  y poner al día lo que nos perdimos en tantos años de alejamiento.

Antes de salir miré hacia mis amigas y las vi haciéndome señas y guiñando los ojos, son terribles


Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas