quarta-feira, 22 de dezembro de 2010

Quien se esconde por detrás de las barbas blancas?



Papa Nöel en el CC.Colombo/Lisboa


Él está en los centros comerciales con los niños, en la calle promoviendo productos y en los eventos de las empresas haciendo animación. El Papa Nöel sigue siendo una figura indispensable en los ambientes natalicios.

Hay personajes para todos los gustos y acciones y presupuestos que van de 50 a los 400 euros por día. Su credibilidad aumenta si la barba y la panza son verdaderas y  cuanto más tierna sea su voz.

Desde muy pequeña que me encanta el Papa Nöel. Saben que yo hace unos cinco años le escribi una carta y el me contestó? Es verdad!

Cuando estaba llegando a la calle donde está el Café vi que estaba por allí un Papa Nöel. Es una calle pequeña donde están las mejores tiendas de moda y este año se juntaron y están pagando a un Papa Nöel  para dar un poco más de ambiente de Navidad y de esta forma llamar más clientes y para que los niños y sus mamas  miren  los escaparates y hagan sus compras por allí.

El “Hombre del Café” me dijo que “el viejito de barba blanca” ya  anda por allí hace dos semanas pero como he estado muy ocupada y enferma no lo había visto.

El “Bolo Rainha” que compré ayer estaba buenísimo. Lo probé esta mañana  en mi desayuno.

Mientras tomaba mi café estuve hablando con una vecina amiga que de vez en cuando me ayuda con mi perrito, estuvimos hablando del Papa Nöel.
Ella me contó que los hombres mayores de edad son los más buscados para cautivar los niños.
Hay uno famoso en Lisboa, Severino Moreira, que tiene una linda barba verdadera muy bien cuidada y hasta perfuma la barba con colonia de bebé y  echa un espray  blanco para que la barba quede más blanca.

Empieza a prepararse en el mes de junio, dejando crecer la barba y adjuntando algo a su traje, hecho por medida por su costurera. Lleva una hora para arreglarse antes de presentarse en su trono en el CC.Colombo/Lisboa . Hace diez años que millares de niños ven conversar y sacar fotos con el señor de las barbas y traje rojo.

Este abuelo de 61 años, ya jubilado, con sus ojos azules, la faz rosada, la voz tierna, su sensibilidad con los niños y la barba verdadera son sus atributos preciosos y hacen que él sea uno de los Papas Nöel más genuinos de Lisboa.

“Los niños lamentan no haberme visto en sus casas mismo habiendo dejado para mí leche y galletas o dicen que no les di lo que me pidieron. Muchas solo quieren sentarse en mis rodillas porque represento el sueño de Navidad” dijo Severino.

Severino Moreira

Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas