sexta-feira, 10 de dezembro de 2010

Un cineasta que cumple 102 años de vida.







Estreno del corto metraje de Manoel de Oliveira en el aniversario de sus  102 años de vida.

Cuando estaba comprando el periódico, pasé los ojos por todas las publicaciones y me di cuenta que mañana era el cumpleaños de Manoel Oliveira.

Encontré en el camino el “Hombre del Café” que me decía que estaba cansado porque ya había hecho muchos kilómetros en bici. Empezó a andar de bicicleta todas las mañanas a la vera del rio Tajo en una vía para bicicletas y también para caminar, con una panorámica bellísima.

Mientras estábamos tomando el café le enseñé las noticias sobre Manoel Oliveira. Él quedó muy interesado en visitar el Museu de Arte Antiga. Yo le he dicho que hace muchos años que no iba al museo y quedamos de un día de estos visitarlo los dos.

El cineasta portugués Manoel de Oliveira (Porto, 1908) es uno de los más aclamados y influentes directores del cine europeo, contando entre sus admiradores  Wim Wenders, Jean-Luc Godard y Clint Eastwood.

En 2008 recibió de las manos de Clint Eastwood, en Cannes, “Palma de Ouro” por  toda su obra.

Es el director más longevo de la historia del cine, completando mañana 102 años de vida.

En el día de ayer Manoel Oliveira presentó en la Fundação de Serralves en la ciudad de Porto, el corto metraje sobre los Painéis de SãoVicente  , un encargo hecho por aquella institución.

La película es una reflexión  personal de Manoel de Oliveira sobre una de las obras primas de la pintura portuguesa del siglo XVI, de autoría de Nuno Gonçalves.

El realizador rodó  este corto metraje en el Museu Nacional de Arte Antiga, donde los paineles están expuestos, pero le acrecentó vida, con actores representando algunas de las figuras retratadas en la pintura.

“Painéis de São Vicente , Visão poética”  que fue  exhibido ayer  en Serralves, ya pasó por los festivales de Venecia y de São Paulo y en los portugueses Faial  Film Fest y DocLisboa. Aparte de este corto metraje, esta semana vuelven a las salas de cine dos películas esenciales en la larga filmografía de Manoel de Oliveira, en versión restaurada, “Douro, faina fluvial” (1931) y “Aniki Bobó” (1942), dos de las primeras películas de Manoel Oliveira.

El cineasta siempre dijo que no tiene miedo de la muerte y que aun tiene muchos proyectos para concretizar.
Cuestionado sobre lo que él espera para este siglo, contestó: «Yo solo sé que no llego a su final».



Painéis de São Vicente-Museu de Arte Antiga.


Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas