segunda-feira, 3 de janeiro de 2011

Buenas noticías!!!




Rumanía

Asociación humanitaria repatría rumanos!

La asociación humanitaria portuguesa “Forever Kids” patrocinó la vuelta a casa de 40 ciudadanos rumanos que vivían o sobrevivían en condiciones sud-humanas en un descampado de una antigua fábrica en la ciudad de Almada, cerca de Lisboa, cuyo único deseo era mismo regresar a casa.

La asociación tomo conocimiento de las condiciones de vida miserable que esta comunidad tenía en Portugal a través de un reportaje de la estación de televisión SIC. De acuerdo con un responsable de la asociación, los rumanos vivían entre excrementos, ratas y basura y dormían al aire libre en abrigos hechos de cartón y cubiertos con plástico.

La asociación se dirigió al local para comprobar la situación y cuestionándoles sobre cuál sería su deseo y la respuesta fue unánime: regresar a sus casas.
Los voluntarios les prometieron ayuda y de inmediato consiguió un autobús que los llevaría hasta Madrid y un benefactor que se ha dispuesto  para ayudar en los gastos del viaje de Madrid hasta Rumanía.
La asociación Banco Alimentar les dio comida para el regreso a casa.

El propietario de un restaurante que queda cerca donde ellos vivían los conocía de verlos pasar y también de pedirle comida algunas veces,  regaló una cena a todos los rumanos que llegaron muy alegres, arreglados y con baño tomado.

Cuando vi el reportaje de la SIC uno de estos días quedé  afligida  porque esto es lo que pasa por que  las fronteras están abiertas. Todo el mundo llega hasta Portugal pensando que esto es un paraíso, que dan un topete en una piedra y que de seguida tienen trabajo y las cosas no son así y cada vez están peor. Todos esos extranjeros están indocumentados. Son un peligro para la salud pública, porque no tienen higiene, no tienen medico, viven de la mendicidad y de robar.

Hoy entré en el café corriendo para tomar un café y “El Hombre del Café” como sabía que yo había visto el reportaje vino de seguida decirme que habían dicho en las noticias que el autobús de los rumanos ya había partido para Rumanía. El viaje lleva 60 horas para recorrer  6.000 km, con un paraje en Madrid.

Solo espero que consigan ayudar a que muchos extranjeros  regresen a sus países, porque para vivir sin condiciones de ningún género mejor estar en sus países cerca de sus familias.



Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas