sábado, 24 de setembro de 2011

Capuccino?








«Cappuccino»

Ingredientes:(para 4 tazas)
2 tazas de café bien fuerte
2 tazas de leche muy caliente
8 cucharadas soperas de nata
2 cucharadas soperas de cacao en polvo
Preparación:
Vierta el café bien fuerte en las tazas,
llenándolas hasta la mitad más o menos.
Después bata con las varillas la leche para
que haga espuma y cuando esté lista,
añádala muy despacito en las tazas.
Monte la nata y póngale un montecito por encima.
Espolvoree cuidadosamente
con el cacao en polvo y sírvalo.


7 horas de la noche!- sigo sentada esperándote! Que bella confitería me dijiste para esperarte, lujosa, parece que estoy en Paris! Miro a la gente que llega, toma su café y sale corriendo; gente que se queda un poco, toma el café y lo acompaña con unos pasteles; gente que entra mira a la gente presente como que buscando a alguien y se va quedando como yo, quién sabe esperando por alguien que llegará o no.

7horas y 30!- Dónde estás, que no llegas!! Hay un cliente que me mira con intensidad, será que él también está esperando a alguien? La música de fondo es una música romántica que me gusta y la voy escuchando...

7horas y 45!- No puede ser, ya no puedo esperar más, el hombre no quita los ojos de mi… qué hermoso es, que bien vestido, tiene un aire elegante…
 Llamo el empleado y le digo que quiero pagar el cappuccino que había tomado. El empleado me contesta que aquel señor sentado en aquella mesa cerca de la puerta que  había pagado mi cuenta. Me quedé con una cara que quisiera verme al espejo, Dios Mío, sentía un calor, que vergüenza… y tú que no llegas...Y ahora qué hago? tengo que darle las gracias, no se qué va a ocurrir, no estoy acostumbrada a estas cosas, y si él me invita a cenar, que hago ? No, no puedo! Bueno, tengo que estar de sobre aviso, él me parece ser una persona muy educada, es cliente porque los empleados lo tratan con respecto… Tú no llegas... Y si me invita?... voy aceptar, no veo mal en eso... ay! esa música que está pasando ahora ... un bolero...

Mientras estaba pensando en esto miré hacía aquella mesa y me doy cuenta que ya estaba vacía y él iba saliendo con una mujer también ella elegante  que por fin había llegado. Él me miró como pidiendo disculpas y yo me quedé un poco aliviada, debo confesar. Que sola me he sentido! No llegaste nunca, y yo nunca más lo vi!  Jamás volví a entrar en aquella confitaría. Siento que perdí una oportunidad de haber conocido alguien interesante. Y tú? no pasaste de una ilusión que yo tuve de un día haber tenido un fin de tarde agradable en tu compañía. Dijiste que fuiste a cenar con un amigo de infancia y me dejaste allí sentada a la "intemperie" de las miradas “golosas” de algunos clientes.

Perdí, lo perdí para alguien que llegó retrasada y me quitó la única posibilidad de haber tenido, quién sabe, una noche agradable!

Pensando bien, mejor así.


Autor: Flor



Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas