segunda-feira, 10 de outubro de 2011

Los gatos asilvestrados acaban con los vertebrados de las islas.






"Los gatos asilvestrados son una de las especies invasoras más dañinas que hay, en particular en las islas. A lo largo de la historia, su acción en estos entornos ha contribuido a la extinción de, al menos, el 14% de los vertebrados extintos. Actualmente, su presencia amenaza, además, la supervivencia del 8% de las especies de aves, mamíferos y reptiles catalogados como en peligro crítico por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Los expertos recomiendan su eliminación.

El impacto de estos felinos sobre la comunidad de vertebrados se ha clasificado en tres categorías. Mixta, cuando el impacto negativo que producen los gatos asilvestrados se ve agravado por la acción de otras especies invasoras. Alta, si hay claras evidencias de su impacto. Y fuerte, cuando la extinción se atribuye casi exclusivamente a la acción de los gatos. 

En total, su presencia ha contribuido a la extinción de 16 especies de vertebrados y supone una amenaza para otras 128 especies.

Los gatos asilvestrados están presentes en la mayoría de las aproximadamente 179.000 islas que hay en todo el mundo.

Las regiones insulares más afectadas históricamente por la acción de este felino son las Galápagos (Ecuador), Hawaii (EUA), algunas islas del Caribe y las Canarias. Los datos demuestran que la biodiversidad de los dos archipiélagos españoles también se ha visto afectada por la acción de estos gatos. Los lagartos gigantes endémicos de La Gomera y El Hierro, catalogados en peligro crítico por la UICN, ya sólo habitan en ciertos acantilados donde los gatos tienen difícil su acceso.

Actualmente, en varias islas de más de 100 kilómetros cuadrados se planea la eliminación de la totalidad de mamíferos invasores (gatos, ratas, ratones y conejos) y esta práctica ya se ha llevado a cabo con éxito en otras islas de las mismas características. La erradicación de los gatos asilvestrados debe considerarse como la de cualquier otra especie invasora, ya que su presencia puede suponer la extinción de numerosas especies endémicas en el futuro. 

Los europeos comenzaron a colonizar la mayoría de las islas del mundo a partir del siglo XV, con un máximo entre los siglos XVII y XIX. En aquella época, los barcos estaban infestados de roedores que eran introducidos en las islas involuntariamente, frente a ello, era necesario introducir gatos para controlar las poblaciones de roedores y salvaguardar sus cultivos y cosechas. 

Por lo tanto, a lo largo de los últimos cinco siglos, estos felinos se han alimentado libremente de especies insulares hasta que comenzaron los programas de conservación a partir de la década de los años 70".


Sentada en el Café tomando mi café estuve leyendo esta noticia con mucho interés. No me había pasado por la cabeza que los gatos eran considerados predadores en las islas.




Ya dicen y es verdad..."siempre a aprender hasta morir". 







Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas