segunda-feira, 4 de junho de 2012

La Isla de las Muñecas de Xochimilco



La Isla de las Muñecas de Xochimilco




Ayer fui a tomar un café en una terraza fantástica cerca del Rio Tajo y mientras estaba leyendo "Retrato en Sepia" de Isabel Allende que ya lo estoy terminando, en la mesa de al lado estaban dos parejas charlando y una de ellas había llegado de México. De repente me di cuenta que estaban hablando de una visita que habían hecho a la Isla de las Muñecas. Acá tenemos el Hospital de las Muñecas pero por lo que entendí lo que han visto era como un filme de terror.







Cuando llegué en casa fui de seguida al computador buscar en google las palabras de isla de muñecas en México y aparte de otras informaciones encontré un blog muy interesante  Ver Aquí


-Una colección tétrica-

"En Xochimilco, lugar paradisiaco cercano a México D.F. Existe un lugar de laberínticos canales y solitarias chinampas, pequeñas islas agrestes, en su mayoría deshabitadas y que en su conjunto conforman un pequeño edén para la fauna, los pescadores y, en los últimos tiempos, para los turistas. Pero hay una chinampa que destaca del resto y que hace que cesen las risas y charlas de los turistas al navegar cerca de sus riberas. Se trata de la isla de las muñecas.

Esta peculiar isla fue decorada durante años de este macabro modo por Julián Santa Ana Barrera. Un tipo extraño que murió hace ya unos años pero que será recordado en los canales de Cuemanco por mucho tiempo.

Julián siempre fue un tipo humilde y retraído. Todos los días bajaba al pueblo con su carretilla para vender lo que plantaba en su pequeña isla. Apenas hablaba con nadie y nunca alargaba más de la cuenta sus salidas de la chinampa. Durante un tiempo le dio por pregonar la palabra de Jesús por las esquinas, algo que le reportó algún que otro golpe por parte de los vecinos que veían como una blasfemia que alguien pregonara sin ser sacerdote.

Años más tarde, a Julián le veían recogiendo siempre muñecas de donde las podía encontrar hasta que al final prácticamente desapareció de la vida pública del pueblo.

Su sobrino Anastasio le vendía las hortalizas y según el mismo Anastasio relató, su tío llenó la isla de muñecas para “espantar a los espantos”, luego de que una joven se ahogó cerca de su terreno. Julián le contó que un día en el canal frente a su chinampa una joven se ahogó y desde entonces se oían voces, pasos y lamentos de mujer, por lo que se le ocurrió protegerse con muñecas.

De manera sorprendente cuenta Anastasio, como le decía su tío, que Julián murió en el mismo lugar que la ahogada. Ese día, a principios de Abril de 2001, el anciano se acercó al canal para pescar, mientras le comentaba a su sobrino que una sirena se lo quería llevar, pero él le iba a cantar para que no lo hiciera.

Anastasio se fue a ver las vacas y cuando regresó, ya no había nada qué hacer: Julián había muerto de un infarto y había caído al canal.

Esa chinampa ahora es conocida como La isla de las muñecas; ahí se pueden ver decenas colgadas en árboles y casas. Son tantas que las autoridades planean crear un museo para guardarlas.

Como parte del proyecto ecoturístico en Xochimilco, la actual administración rehabilitará canales y chinampas para atraer más visitantes, quienes podrán realizar actividades como pesca y canotaje y, porque no, visitar la que podría ser la isla más tétrica de México.




Julián Santa Ana. El señor de las muñecas.


.

 

Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas