sábado, 7 de julho de 2012

Una empleada de una cafetería puso en su lugar a David Cameron






"Ocurrió en Plymouth, Inglaterra, cuando el premier se dirigía a un acto por el día de las Fuerzas Armadas. Según reportó Mail Online, Cameron decidió hacer una breve parada en su viaje para tomar un café.

"¿Tiene café para llevar?", preguntó mientras otros clientes esperaban. Sheila Thomas, quien se encontraba detrás del mostrador, respondió como lo hubiera hecho cualquier mesera: "Estoy sirviendo a alguien más".

Cameron esperó allí durante 10 minutos. Entonces, sus colaboradores se ofrecieron a comprarle un café en la panadería que se encontraba al lado.

Ya afuera del lugar, el primer ministro disfrutó de los primeros sorbos de café en la vereda. Pero los transeúntes lo reconocieron de inmediato.

Cameron volvió a entrar luego al negocio de Thomas y ella le cuestionó haber comprado un café en otro lugar. Y fue allí que un cliente le hizo notar de quién se trataba.


 Todo terminó con un amable apretón de manos.

Se trata del segundo momento incómodo que el premier británico vive en un café. El año pasado, debió disculparse con una mesera por irse sin dejar propina."


Esta noticia me hizo recordar una vez que nuestro Presidente de la República fue a un hospital a visitar una persona de familia y no llevaba el carnet de identidad. El hombre que hacía la seguridad en la entrada le pidió el carnet, como él dijo que no lo tenía allí, el hombre no lo dejó entrar. Dijó que sabia muy bien quien era pero eran las ordenes que tenía, no dejar entrar a quienes no tenían al carnet de identidad...
 

Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas