domingo, 17 de março de 2013

¿Sirve matar cabras para salvar vidas de soldados?

 


Jon Kelly
BBC, Washington DC


"El Pentágono tiene que implementar algún plan para eliminar gradualmente las mutilaciones animales durante la carrera militar. Cabe preguntarse, ¿sirve dispararles a cerdos y cabras para salvar vidas en el campo de batalla?

El término oficial es "entrenamiento con tejidos vivos", un eufemismo para mutilar animales para que, así, los médicos puedan aprender a tratar las heridas de bala y otras lesiones en el campo de batalla.

 Miles de animales - en su mayoría cabras y cerdos - han muerto en estas sesiones. Ahora, sin embargo, la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2013 obliga a los jefes de servicio estadounidenses a decirle al Congreso cuáles son sus planes para ponerle fin a esta práctica.

El Departamento de Defensa dice que tales ejercicios "preparan a los médicos para las heridas críticas y urgentes que se encontrarán en el campo de batalla de hoy".

Pero grupos como Personas por el Trato Ético de los Animales (Peta) dicen que son "bárbaros" e innecesarios.


El tema fue objeto de la película "Los hombres que miraban fijamente a las cabras" (2009)

De acuerdo con Peta, alrededor de 10.000 animales al año se utilizan en las operaciones militares de EE.UU.. "El animal más usado es la cabra", explica una portavoz del Pentágono.

El entrenamiento con tejido vivo, que se remonta a la Guerra de Vietnam, ha sido objeto de controversia desde 1983, cuando se reveló que los militares planeaban balear a decenas de perros anestesiados suspendidos en mallas de nailon en un campo de tiro bajo techo.

El alboroto que esto provocó obligó al entonces secretario de Defensa Caspar Weinberger a decretar que no se usarían más perros.

Sin embargo, el ejército ha seguido hiriendo a animales no domésticos en esas sesiones. Su uso de los animales fue el tema central del libro de Jon Ronson "Los hombres que miraban fijamente a las cabras", que se convirtió más tarde en una película protagonizada por George Clooney y Ewan McGregor.

Durante una típica semana de curso de formación militar de EE.UU., los médicos de combate asisten a conferencias y miran videos antes de practicar con maniquíes, simuladores que imitan la fisiología humana - conocidos como "formadores de tareas parciales" - y, a veces, con cadáveres, según el Pentágono.


El curso culmina con el "ejercicio con el animal vivo, donde los estudiantes deben demostrar que son competentes para poner en práctica estos procedimientos que salvan vidas", dice el Pentágono. Muchas veces esto se hace en una zona boscosa o un campo abierto para imitar las condiciones de combate.

REPUGNANTE Y HORRIBLE!!!



Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas