sábado, 8 de abril de 2017

Las tazas de café aún humeante...





"Las tazas con café aún humeante, parecían esperar un nuevo sorbo que no llegaba. Nuestros ojos no dejaban de mirarse, mientras el aroma intenso del café recorría la cocina, y tus manos y mis manos jugueteaban en una necesidad irrefrenable de sentirse, de recorrerse, resbalando suavemente tus dedos entre los míos en un sutil juego que imperceptiblemente nos sumergía en sensaciones de deseo. Era tan fácil percibir en tus ojos la suavidad y la ternura, hasta ver luego en tu mirada el inicio de esa llamita que comenzaba a encenderse poco a poco. El silencio era cómplice nuestro. También yo me encendía. El café se enfriaba.Nos deseábamos, nos extrañábamos, y la tarde ignorante, despojada de sol se alejaba, abrazada a la brisa que hacía bailotear las hojas de los árboles, mientras el susurro nocturno descendía lentamente. Dentro de la cocina, las horas no existían. Tus ojos me observaban, recorrían mi rostro, un momento sonreían, al siguiente volvían a encenderse. De pronto te levantaste de la silla con movimientos lentos, diciendo mientras avanzabas hacia mí, petrificada en mi asiento ??? ???¿sabes que haría si estuviera a solas contigo tres días seguidos?...  Qué haría yo?... "






Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas