quarta-feira, 5 de abril de 2017

Leyenda del "Pão de Rala"





Pão de Rala



Había visto en un programa de televisión una entrevista con una señora que tenía una  confeteria en la ciudad de Évora donde se fabricaba el verdadero Pão de Rala. Nunca antes había oído hablar de este dulce conventual. De seguida pensé que en un próximo paseo por el Alentejo iría a Évora para probar ese dulce.

Unos meses después salimos bien tempranito (es cuando consigo ver el amanecer!!) y salimos de paseo.

La ciudad de Évora queda a cerca de una hora y treinta minutos, + 120 km de Lisboa. Fue un viaje tranquilo, la campiña alentejana estaba bellísima ya con sus florecitas amarillas y moradas y las casas brillando bajo el sol de tan blancas que son.

Cuanto más nos acercábamos más el cielo se iba toldando de nubes y empezamos a sentir una brisa un poco fresquecita.

Llegamos a la ciudad, aparcamos el coche afuera de la muralla de Évora. La zona histórica quedadentro de unas murallas y no se puede entrar con los coches. Solo entran los residentes.

Como siempre hago me dirigí al Turismo para pedir un mapa de la ciudad y de paso pregunté donde quedaba la pastelería que yo llevaba como referencia.

Las calles muy estrechas, unas para la derecha otras para la izquierda, miraba el mapa, quería ver el nombre de las calles y no existían o yo no las veía, iba preguntando toda la gente me decía, “Vocemecê vai por aquí, depois lá à frente vira à direita, depois à esquerda, segue em frente e depois pregunte de novo”. Comienza a llover, los paraguas los dejamos en el coche y ya estábamos mucho más cerca de la pastelería que del coche. Para llegar tuvimos que preguntar por lo menos a unas dos personas más.

Por fin los encontramos, la pastelería y el famoso PÃO DE RALA, que dicen es Pan pero de pan no tiene nada. El Pão de Rala es vendido a peso. Me compré uno regular ni grande ni pequeño. Les digo no compré uno grande porque es un dulce muy caro. Lo metieron en una caja y vi que la empleada metió algo más en la caja pero yo no sabía lo que era una servilleta tal vez? Cuando volvemos a dirigirnos para cerca donde teníamos el coche a buscar los paraguas, para después dar un paseo por allí, nos dimos cuenta que esa afamado Torta estaba más cerca de lo que pensábamos. Si hubiéramos ido por otra calle la teníamos encontrado mucho más rápido. Estaba a dos pasos del Turismo. Como se dice por acá “Uno cuando no sabe, es como cuando no ve”.

Al final del día cuando llegamos a casa en el postre abrí la caja de la torta para servir y que veo yo? Tres o cuatro chocolatitos en forma de aceituna negra y la tapa de la caja tenía la Historia del Pão de Rala. Fantástico!

Les voy a contar entonces esa historia que me gustó tanto, bueno es más una leyenda:

En el siglo XVI era el Rey D. Sebastião quien reinaba en Portugal. La tranquilidad de las monjas del Convento de Santa Helena do Calvário, en Évora, terminó cuando les dijeron que el Rey visitaba en ese día el convento. Fue un alboroto lo que se armó con la llegada de la comitiva. De ahí a unos minutos alguien informo la Madre Abadesa que habría que regalar algún refresco a Su Majestad, estaban en el mes de Junio y ya hacía mucho calor. La monja le contestó con una sonrisa medio avergonzada diciéndole que solo tenían pan ralo aceitunas y agua. Y fue eso que le sirvieron al Rey.

El Rey D.Sebastião comió y apreció.

Cuando llegó al Palacio, dio órdenes para que fuera enviado aquel convento una muy buena recompensa pues se diera cuenta de la pobreza en que vivían las monjas.

A partir de allí y en homenaje al Rey, el pan ralo cambió de nombre para Pão de Rala y es servido siempre acompañado por las aceitunas de chocolate.

El Pão de Rala es confeccionado con almendras ralladas, poca harina, muchísimos huevos, (todas las recetas conventuales llevan muchos huevos), cabello de ángel (compota de calabaza)y mucho azúcar.


PÃO DE RALA, una delicia!!!!  Una taza de café por favor?


Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas