quinta-feira, 13 de abril de 2017

El perfecto café





El perfecto café, Melitta Bentz (1873-1950)


A principios del siglo XX, una ama de casa alemana, harta de beber café amargo y lleno de grumos, decidió que podía mejorar el proceso de filtrado y hacer de esta bebida un auténtico placer. Cien años después, la compañía de los sucesores de Melitta Bentz, que así se llamaba la entonces joven emprendedora, sigue liderando la producción de filtros para el café. Melitta no sólo fue una mujer con gran inventiva, fue también una mujer trabajadora, que con su empeño creó un imperio en el que sus empleados eran tratados con ecuanimidad y justicia laboral.

Amalie Auguste Melitta Liebscher nació el 31 de enero de 1873 en la ciudad alemana de Dresde. Hija de un editor, Melitta se casó con Johannes Emil Hugo Bentz, con quien tuvo dos hijos y una hija y una vida de felicidad familiar. Convertida en ama de casa, un día se cansó de tener que beber café con grumos y tener que lavar las bolsitas que hacían las veces de filtros. Después de probar con distintos materiales, al final optó por usar papel secante de los que sus hijos utilizaban en sus estudios y un bote de latón. Con esos utensilios caseros, Melitta consiguió hacer un café libre de grumos y con un gusto mucho más bueno.

El 20 de junio de 1908 Melitta registró su invento en la oficina de patentes alemana y en diciembre de aquel mismo año abría su pequeña fábrica de filtros con la ayuda de su marido. Poco después, en 1909, en la feria de Leipzig, logró vender más de mil filtros del café.



La Primera Guerra Mundial supuso la reconversión forzosa un paréntesis forzoso y la familia de Melitta sobrevivió vendiendo cajas de cartón. Finalizada la guerra, la empresa de los Bentz volvió a fabricar filtros con tal éxito que los trabajadores llegaron a ser más de ochenta y sus instalaciones tuvieron que ser trasladadas a una nave más amplia en la zona de Westfalia.

En la década de 1930, cuando Melitta tenía unos cincuenta y siete años, decidió traspasar la dirección de la fábrica a sus hijos Willy y Horst, aunque no se desvinculó del todo de la empresa. Melitta se preocupó sobre todo de las condiciones laborales de sus trabajadores, asegurándose de que recibían una paga extra en Navidad, reduciendo la jornada laboral a cinco días y dando más días de fiesta. Melitta fundó la "Melitta Aid", una fundación de ayuda social a sus trabajadores. La Segunda Guerra Mundial volvía a detener la producción de la fábrica pero de nuevo volvió a ponerse en funcionamiento tras la finalización de la contienda.

Melitta Bentz falleció el 29 de junio de 1950. La empresa que hoy continúan dirigiendo sus descendientes es líder en la fabricación de filtros de café en todo el mundo.

http://www.mujeresenlahistoria.com/



terça-feira, 11 de abril de 2017

Café à beira-mar



Imagem relacionada



No quente de um café à beira-mar 
olho as ondas que embalam 
o meu sonho náufrago de mim, 
perdido em sons ecos de búzio oco esquecido. 
Pela areia húmida há passos sem sentido 
deambulações sem tempo conhecido 
vultos já sem sombra sinais sem vida 
no morno de um café à beira-mar 
perco-me do meu sonho perdido. 

Rui de Morais, in Caminhante, inédito, 2007






 

sábado, 8 de abril de 2017

Pintura con Café



Pintura con 100% Café real por Tammie Wales 





"Crecí en la soleada California. Ese lugar siempre estaba demasiado caliente para mí y en mis veinte años salí de allá y jamás miré hacia atrás. Hoy estoy viviendo en Alaska trabajo a tiempo completo en el funcionamiento de mi propia tienda de tatuajes. Continuo a fazer muitas pinturas. Además del arte del café no estoy lista para asumir como mi único ingreso, pero eso será muy pronto.   Quiero viajar a festivales y ferias para mostrar y vender mi arte del café.

Lo que más me gusta acerca de la pintura del café es la infinita variedad de estilo y temas. A medida que produzco arte del café que lo estoy haciendo en grupos por tema “.

No me identifico con muchos artistas que me he encontrado. Yo no fui a la escuela de arte y hago arte porque lo amo. Lo cual es un eufemismo. Soy un adicta al arte. Cuando tengo una idea para una obra de arte en mi cabeza  no puedo dormir y pierdo el apetito hasta que al menos puedo conseguirlo esbozado en papel. He producido y regalado mucho más arte, eso es una realidad. He vendido mucho porque si no lo hacía, me quedaría con todos los trabajos. "

Entrevista con Tammie Wales
By  on December 19, 2016



Las tazas de café aún humeante...





"Las tazas con café aún humeante, parecían esperar un nuevo sorbo que no llegaba. Nuestros ojos no dejaban de mirarse, mientras el aroma intenso del café recorría la cocina, y tus manos y mis manos jugueteaban en una necesidad irrefrenable de sentirse, de recorrerse, resbalando suavemente tus dedos entre los míos en un sutil juego que imperceptiblemente nos sumergía en sensaciones de deseo. Era tan fácil percibir en tus ojos la suavidad y la ternura, hasta ver luego en tu mirada el inicio de esa llamita que comenzaba a encenderse poco a poco. El silencio era cómplice nuestro. También yo me encendía. El café se enfriaba.Nos deseábamos, nos extrañábamos, y la tarde ignorante, despojada de sol se alejaba, abrazada a la brisa que hacía bailotear las hojas de los árboles, mientras el susurro nocturno descendía lentamente. Dentro de la cocina, las horas no existían. Tus ojos me observaban, recorrían mi rostro, un momento sonreían, al siguiente volvían a encenderse. De pronto te levantaste de la silla con movimientos lentos, diciendo mientras avanzabas hacia mí, petrificada en mi asiento ??? ???¿sabes que haría si estuviera a solas contigo tres días seguidos?...  Qué haría yo?... "






sexta-feira, 7 de abril de 2017

Tomamos un Café?


Imagem relacionada



Aunque estamos en épocas de after-office, Juliana no falta jamás al encuentro de los jueves con sus amigas.

A pesar de su trabajo en el banco y del poco tiempo que tiene, este único hueco en la agenda para verse con las chicas es sagrado. Son mujeres modernas, de un nuevo siglo y con múltiples ocupaciones. Los lunes y miércoles, Sonia va a la clase de pilates, los martes, Vanina tiene el curso de danzas brasileñas y el viernes ya es más complicado por los novios. Así que el cafecito quedó para el jueves a las 18:30, en el Starbucks de la Avenida Córdoba.

¡Qué triste sería no tener ese encuentro semanal, para charlar, recordar la época cuando iban a la escuela juntas, chusmear y criticar un poco también! Es un placer sentarse a conversar con un café de por medio, ponerse a día, hablar de cosas que por chat no tienen gracia y de paso, observar a la gente de las otras mesas.

El público de los cafés es variado y cambia según la hora. A la mañana se ve más gente sola que desayuna y lee el diario y a la tarde hay más grupos de amigos o estudiantes.

Hay muchísimos cafés, cafeterías, bares o confiterías para elegir. Lugares tranquilos, ruidosos, con o sin música, tradicionales o más modernos.

Muchos entran a un café y buscan una mesa como si fueran a decidirse por una vivienda. Algunas personas prefieren un lugar al lado de la ventana para tener una vista a la calle y otras prefieren que no haya gente mirándolos a través del vidrio y buscan una mesa en el interior. Las opciones para saborear van desde el café, café con leche, café cortado, capuchino, café doble hasta toda la nueva variedad de los llamados café gourmets, mocachinos, con caramelo, etc. Cuando uno no pide su propio café en la caja, se sienta y llama al mozo o la moza levantando un brazo o la mano para llamar la atención. Nada de chasquidos con los dedos, ni silbidos, ni batir las palmas, que es de muy mala educación.

¿Cuánto tiempo se queda la gente en el café? Depende de cada uno. Están los clientes que se quedan dos horas con un café chico y no les preocupa que los mozos vuelen de furia o los miren con cara de pocos amigos. Y hay gente que toma dos o tres cafés en un lapso quizás de hasta una hora. Por último, luego de pagar la cuenta, se deja una propina, que no es obligatoria pero aconsejable en especial si se estuvo un buen rato.

Sólo o en compañía, de mañana o de tarde, cualquier excusa es buena para salir a tomar un cafecito por ahí.

Texto: Verónica de la Vega









quarta-feira, 5 de abril de 2017

Leyenda del "Pão de Rala"





Pão de Rala



Había visto en un programa de televisión una entrevista con una señora que tenía una  confeteria en la ciudad de Évora donde se fabricaba el verdadero Pão de Rala. Nunca antes había oído hablar de este dulce conventual. De seguida pensé que en un próximo paseo por el Alentejo iría a Évora para probar ese dulce.

Unos meses después salimos bien tempranito (es cuando consigo ver el amanecer!!) y salimos de paseo.

La ciudad de Évora queda a cerca de una hora y treinta minutos, + 120 km de Lisboa. Fue un viaje tranquilo, la campiña alentejana estaba bellísima ya con sus florecitas amarillas y moradas y las casas brillando bajo el sol de tan blancas que son.

Cuanto más nos acercábamos más el cielo se iba toldando de nubes y empezamos a sentir una brisa un poco fresquecita.

Llegamos a la ciudad, aparcamos el coche afuera de la muralla de Évora. La zona histórica quedadentro de unas murallas y no se puede entrar con los coches. Solo entran los residentes.

Como siempre hago me dirigí al Turismo para pedir un mapa de la ciudad y de paso pregunté donde quedaba la pastelería que yo llevaba como referencia.

Las calles muy estrechas, unas para la derecha otras para la izquierda, miraba el mapa, quería ver el nombre de las calles y no existían o yo no las veía, iba preguntando toda la gente me decía, “Vocemecê vai por aquí, depois lá à frente vira à direita, depois à esquerda, segue em frente e depois pregunte de novo”. Comienza a llover, los paraguas los dejamos en el coche y ya estábamos mucho más cerca de la pastelería que del coche. Para llegar tuvimos que preguntar por lo menos a unas dos personas más.

Por fin los encontramos, la pastelería y el famoso PÃO DE RALA, que dicen es Pan pero de pan no tiene nada. El Pão de Rala es vendido a peso. Me compré uno regular ni grande ni pequeño. Les digo no compré uno grande porque es un dulce muy caro. Lo metieron en una caja y vi que la empleada metió algo más en la caja pero yo no sabía lo que era una servilleta tal vez? Cuando volvemos a dirigirnos para cerca donde teníamos el coche a buscar los paraguas, para después dar un paseo por allí, nos dimos cuenta que esa afamado Torta estaba más cerca de lo que pensábamos. Si hubiéramos ido por otra calle la teníamos encontrado mucho más rápido. Estaba a dos pasos del Turismo. Como se dice por acá “Uno cuando no sabe, es como cuando no ve”.

Al final del día cuando llegamos a casa en el postre abrí la caja de la torta para servir y que veo yo? Tres o cuatro chocolatitos en forma de aceituna negra y la tapa de la caja tenía la Historia del Pão de Rala. Fantástico!

Les voy a contar entonces esa historia que me gustó tanto, bueno es más una leyenda:

En el siglo XVI era el Rey D. Sebastião quien reinaba en Portugal. La tranquilidad de las monjas del Convento de Santa Helena do Calvário, en Évora, terminó cuando les dijeron que el Rey visitaba en ese día el convento. Fue un alboroto lo que se armó con la llegada de la comitiva. De ahí a unos minutos alguien informo la Madre Abadesa que habría que regalar algún refresco a Su Majestad, estaban en el mes de Junio y ya hacía mucho calor. La monja le contestó con una sonrisa medio avergonzada diciéndole que solo tenían pan ralo aceitunas y agua. Y fue eso que le sirvieron al Rey.

El Rey D.Sebastião comió y apreció.

Cuando llegó al Palacio, dio órdenes para que fuera enviado aquel convento una muy buena recompensa pues se diera cuenta de la pobreza en que vivían las monjas.

A partir de allí y en homenaje al Rey, el pan ralo cambió de nombre para Pão de Rala y es servido siempre acompañado por las aceitunas de chocolate.

El Pão de Rala es confeccionado con almendras ralladas, poca harina, muchísimos huevos, (todas las recetas conventuales llevan muchos huevos), cabello de ángel (compota de calabaza)y mucho azúcar.


PÃO DE RALA, una delicia!!!!  Una taza de café por favor?


sábado, 1 de abril de 2017

¿Un cafecito, mi amor?


 Esta bebida te llenará de pasión





"Un cafecito de estos todos los días y tu vida sexual tendrá un estímulo.

Para una taza:
⅔ de café.
1 cucharada de cacao puro.
2 cucharadas de leche de coco.
1 cucharada de miel.
½ cucharada de canela.
1 cucharada de maca peruana.

Añade todos los ingredientes, excepto la maca y licúa. Cuando esté todo bien mezclado, agrega la maca y mezcla un poco más.

 El cacao está lleno de flavonoides, la miel es energía pura, la canela es buena fuente de antioxidantes y la maca peruana tiene una larga tradición de incrementar la libido. Nada mejor para tu vida en pareja, ¿no?

Si tienes algún problema del corazón o alergia a algún componente, consulta con un profesional antes de hacerlo, de lo contrario, aprovecha esta deliciosa bebida. "





sexta-feira, 31 de março de 2017

O moinho de café



Fernando Pessoa
O moinho de café

O moinho de café
Mói grãos e faz deles pó.
O pó que a minh’alma é
Moeu quem me deixa só.
12-10-1934




sábado, 14 de janeiro de 2017

El hechizo de un café


Resultado de imagem para hechizo con café




El café es, tal vez, una de las bebidas más famosas y consumidas alrededor del mundo. Se considera un gran estimulante y muchos logran una buena concentración mental tras ingerirla.
Sin embargo, en el mundo del esoterismo, el café tiene otra connotación y, con él, se pueden elaborar diferentes rituales y hechizos especialmente relacionados con las soluciones de problemas o para que una persona regrese. A continuación hechizos con el café.

Hechizos con el café

Hechizo con café para para solucionar un problema de cualquier clase:

Se escribe en un papel la descripción del problema por el que se esté atravesando. Se lo guarda en una botella oscura a la que luego se llena con café. Se ruega para que el problema se solucione. Cuando esto ocurra, se agradece y se abandona la botella en un descampado donde haya mucho césped.

Ritual con café para solucionar un problema de oposición o un examen escolar:

Encender dos velas azules. Después, hacer una taza de café bien cargado y sin azúcar, e introducir en ella dos plumas de cualquier ave diciendo: «Que el poder del aire y de la tierra me den sabiduría».

Luego, conformar un ramillete con una rama de laurel, un bolígrafo y las dos plumas empapadas en café. Envolver a su alrededor un billete de curso legal y amarrar todos los elementos con un trozo de cinta azul y realizar cinco nudos.

Poner el ramo en un lugar al aire libre, por toda una noche, sujetándolo con algún peso para que no se lo lleve el viento.

Al día siguiente, retirar las dos plumas de ave y colocar en el interior del libro o de los apuntes que se estén estudiando para el examen.Después del examen, puede eliminar las plumas. Guardar el bolígrafo debidamente identificado y utilizarlo sólo para el examen. Recuerde que este ritual sólo es efectivo si la persona ha estudiado a conciencia la materia.


Ritual con café para purificar el hogar:
Poner, en el centro del hogar, un plato de barro recién comprado con dos pedacitos de carbón vegetal y 1 cucharadita de café (que no sea instantáneo). Cambiar todos los días.


Hechizo con café para hacer que alguien regrese desde lejos:

Se escribe el nombre de la persona a quien se quiere retener o de quien se desea su regreso, en un papel, en forma de cruz, es decir, el nombre de pila en forma vertical y el apellido de manera horizontal. Luego se pone el papel al revés, en el fondo de un vaso. Encima se le echa borra de café y agua. Junto al vaso, sobre un platito, se enciende una vela blanca, de parafina, y se ruega que la persona no se vaya, o bien que regrese.


Ritual con café para que vuelva la pareja:

Es importante observar que la práctica de este ritual no servirá para nada si la persona no quiere, de alguna manera, retomar la relación, si no están destinados a estar juntos. Los ritos de la Magia Blanca no buscan forzar la voluntad de nadie sino, por el contrario, proveer de fuerza y seguridad.

Colocar tres granos de café en la mano derecha y dejar la mano abierta. Disponer los granos en forma de tríangulo con la cúspide hacia el dedo corazón. Cerrar los ojos y decir, siete veces, en voz alta mientras se visualiza a la otra persona acercándose. "Llegarás a mi nuevamente y te mantendré cerca de mi corazón" Colocar os granos de café en una bolsita de tela de algodón rojo Llevar esta bolsita siempre encima, preferiblemente cerca del corazón.

Como en todos los rituales que implican una visualización, la concentración es clave. Hay que mantener la cabeza limpia y evitar que se filtren pensamientos negativos o no relacionados con el rito.

Durante la visualización sacamos todo lo que ha hecho que la relación rompa nuestro corazón y lo proyectamos sobre los tres granos de café, amargos como el sentimiento de la ruptura. Este punto común es la base de la armonía entre ambos elementos que permite al café ser el contenedor perfecto para ese sentimiento. Este rito conviene realizarlo en viernes, a cualquier hora del día, y sus efectos serán más intensos si se practica con la Luna en cuarto creciente. Repetir la oración unas cuantas veces para asegurar la fuerza del rito.



sexta-feira, 13 de janeiro de 2017

¿Por qué el café sabe siempre bien en Portugal?


 


"Lo voy a decir, aunque me crucifiquen:solo conozco dos países en el mundo donde puedes pedir un café expreso, sea donde sea, y tienes un 99% de probabilidades de que esté bueno: en Italia y en Portugal. El resto, tierra quemada. O torrefactada.

Si habéis viajado por el país vecino y sois adicto al buen café (como un servidor) os habréis fijado que no falla: pidas donde pidas un espresso, ya sea en una cafetería de postín del Chiado lisboeta o en un tugurio rural en medio del Alentejo,te lo sirven como debe ser: en una taza estrecha y alta, con su crema, con su dosis justa de acidez, con su amargor contenido, con aroma a café y no a torrefacto quemado.

Pasa igual en Italia: no hay café malo.

Aún reconociendo que ya hay muchos locales en España donde se mima y se cuida el café, ¿por qué en el típico bar español, que son legión, te cobran 1,50 por una cosa que ni tiene color a café, ni sabe a café ni recuerda al café?

Soy adicto a él, pero no experto. Así que le he preguntado a una buena amiga,Ana Lorente, periodista especializada en temas culinarios, ex-directora de una revista sobre café ya desaparecida y en la actualidad copropietaria de la librería especialidad en gastronomía A Punto. Estas son sus razones:



1. A quien hace un café debería de gustarle el café, tomarlo y sentirlo. Si no le das importancia nunca podrás prepararlo con amor. Hacer un buen café es un arte, no algo mecánico.
2. En muchos bares tradicionales de España se escatima en la calidad del café: se va al más barato. Al torrefacto que llega ya con tonos quemados. Se tuesta mal y con mucha azúcar y resulta muy amargo en boca. No se les ocurre pensar en uno natural, recién tostado y recién molido, para que no pierda cualidades.
3. Lo normal es que le den un sobre calentado de vapor, pensado que así extraen más. Y lo extraen, pero incluido todo lo malo. La temperatura del agua es fundamental para obtener un buen café.

Me maravilla cuando viajo por Italia y veo cafeterías (como una en la que estuve hace poco en Nápoles) donde tienen un empleado dedicada en exclusiva las 8 horas a manejar la máquina del café; solo él puede prepararlo.O cuando viajo por Portugal y hasta en la aldea más remota y en el bar más cutre te preparan un espresso cremoso y lleno de aromas, servido siempre en una buena taza.


Solo de pensar en las horrorosas tazas chatas y redondas de loza blanca que se usan en los bares españoles, llenas hasta el borde de un líquido oscuro carente de crema y de olor, me dan ganas de quitarme de este vicio.

Claro que si hiciéramos un Top Ten mundial de los peores cafés del mundo, España solo estaría en un honroso puesto intermedio. La lista del peor café del mundo la encabezarían los países anglosajones, EEUU a la cabeza, donde creen que un café puede estar recalentándose todo el día en una jarra de cristal y ser servido luego en vasos de papel de 250 cc.

En México tampoco saben beber ni preparar café, pese a que son productores. Lo normal es que pidas uno y te pongan un tarro de Nescafé, una taza de agua caliente y una cuchara.

Para ser justo, sí existe algún sitio más donde se mima la cultura cafetera: en Viena (que no en toda Austria), en Venezuela y por supuesto, en Turquía y Grecia, donde tomar café es un ritual, aunque sea muy distinto a nuestro espresso.

Y tú, ¿en que país te has tomado el peor café de tu vida?"

El País
Paco Rabal
(14/12/2011)



Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas