sábado, 6 de outubro de 2012

El café de hoy






El café que tomé hoy estaba muy fuerte. Tuve que echar todo el azúcar del paquetito. Seguía fuerte. Resolví la situación echándole un poco de agua. No salí feliz de la cafetería. Entré en el coche y de ahí  a unos metros, me sale delante la policia que estaba haciendo un auto-stop. Tenía que ser, me mandaron que parara a la derecha de la vía.

Conté 1...2...3 y el guardia me saluda y pide la documentación del coche. Yo no estaba cierta si la tenía en la bolsa, busqué y re-busqué y le entregué. Al revisarla dijo que no tenía la carta del seguro ni mi identificación. Le pedí disculpas, que había salido solo para tomar un café bla bla bla... y que me podrían acompañar a mi casa para buscar los restantes documentos.

Me pidió que saliera un momento, me preguntó mi nombre y el año de nacimiento, tomó nota de la matrícula del coche y se dirigió cerca de otro guardia que empezó a hablar vía radio. No podía oír lo que decía pero pensé que estaría dando mis datos a alguien. Esperé unos 10 minutos sin saber lo que iba a pasar. El mismo guardia llegó cerca de mí y me dijo que estaba todo en orden con el coche y que podía seguir. Me dijo eso si que debería traer siempre todos los documentos conmigo.
Me pregunté a mi mismo si esto ocurriera hace unos años atrás cual sería el final?

Cuando entré en casa tuve que tomar una infusión de tilo para calmar los nervios. Haber ido sola a tomar un café tampoco ayudó en nada... Quién sabe si yo hubiera encontrado con algún amigo/a charlando un rato ya no encontrara la policía?


Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas