terça-feira, 11 de janeiro de 2011

Corcho portugués en la Sagrada Familia







Al  entrar en la nave central de la Basílica de la Sagrada Familia en Barcelona estarán pisando un pavimento de Corcho portugués.  Ese material fue escogido por los responsables de las obras de una de las catedrales  más visitadas en todo el mundo.

Cuando llegaron mis amigas yo ya había tomado mi café. Salí temprano de mi casa porque tenía que ir al supermercado comprar los ingredientes para hacer un postre pues tenía visitas al almuerzo.

Les conté lo que había oído en las noticias sobre el pavimento en la Sagrada Familia. 

Ella no lo sabían, más con respecto a la marca del pavimento, yo tuve muchas obras a mi encargo con ese material y también la tarima flotante de madera cuando llegó a Portugal .Yo fui además una de las primeras personas a vender ese  producto, inclusive lo tengo en mi casa en madera de cerezo. Era una marca sueca que tenía fábrica en Portugal. El producto, tanto el corcho como lo de madera flotante, era preparado acá y iba para Suecia, para ser acabado y volvía otra vez a Portugal. Un tiempo más tarde el más grande fabricante portugués copió  el producto y un tiempo después compró la fábrica aquí en Portugal. Siguió utilizando la marca sueca porque era una marca de prestigio y eso le abriría muchos mercados afuera.

Jordi Bonet i Armengol, el arquitecto que lidera actualmente esta imponente obra, justifica la escoja de pavimentos de corcho para seguir la filosofía de Gaudí -que defendía y utilizaba fundamentalmente materiales naturales –Jordi Bonet siempre utilizó corcho y siempre tuvo  muy buenos resultados y del punto de vista económico es también una opción muy interesante. “Acredito en la solución y en la resistencia del corcho” dijo el arquitecto.

La ventaja  del corcho además de la longevidad, es su capacidad acústica y térmica. En un ambiente como lo de una catedral, el silencio es de oro y aquel material ayuda a conseguirlo.

En mis obras de tarima flotante siempre aconsejaba a los ingenieros que una manta de corcho de 2mm en contacto con el cemento después de la manga plástica era  lo ideal para el conforto térmico.  Eso se sentía así que cubrían todo el espacio con la manta de corcho. Me gusta el olor del corcho.

Dos mil metros cuadrados de pavimento de corcho tardó a ser colocado en cinco días (no de seguida) a  tiempo de la visita del Papa Bento XVI a Barcelona en Noviembre de 2010.


Seguidores

tiempo

.

tempo

amigas